Noticias y capacitación

Noticias

miércoles, 05 de septiembre de 2018

INFORME UAF REVELA QUE 91 SENTENCIAS CONDENATORIAS POR LAVADO DE ACTIVOS HAN PERMITIDO DECOMISAR $ 7.280 MILLONES ENTRE 2007-2017

El uso de testaferros es el mecanismo más frecuentemente utilizado para ocultar o disimular los recursos obtenidos de manera ilícita.

Foto Artículo

La Unidad de Análisis Financiero (UAF) da a conocer el Cuarto Informe de Tipologías y Señales de Alerta de Lavado de Activos en Chile, que analiza las 91 sentencias condenatorias que han dictado los Tribunales de Justicia chilenos entre los años 2007 y 2017 por el delito de lavado de activos (LA), y que involucran a 176 personas condenadas.

El documento, elaborado por la UAF, con la colaboración de la Unidad Especializada en Lavado de Dinero, Delitos Económicos, Medioambientales y Crimen Organizado (ULDDECO) del Ministerio Público, no solo analiza los tipos de condena sino también identifica los sectores económicos que han sido vulnerados para blanquear activos en el país, los delitos base cometidos, los mecanismos utilizados, las señales de alerta y tipologías detectadas. Todo ello constituye una herramienta cada vez más eficiente para adoptar medidas preventivas de LA o diseñar estrategias que eviten su materialización.

SENTENCIAS CONDENATORIAS 2007-2017

De las 91 sentencias condenatorias por el delito de LA, 88 se dictaron tras la entrada en vigencia de la Reforma Procesal Penal (96,7%) y 3 son del antiguo sistema procesal penal (3,3%). Un 71,4% se obtuvo mediante procedimiento judicial del tipo abreviado (65 sentencias y 108 personas condenadas); un 24,2%, a través de juicios orales (22 sentencias y 59 personas), y un 1,1%, por medio de juicios simplificados (1 sentencia y 2 personas).

Del total de sentencias, el 74,7% tuvo como delito precedente el tráfico de drogas, el 16,5% se distribuyó en varios delitos de corrupción, y el 8,8% se asoció con la obtención fraudulenta de créditos, el uso de información privilegiada, la entrega de información falsa al mercado, la trata de personas y el contrabando.

Según consigna el Informe, desde el año 2014, las sentencias condenatorias por LA asociadas al delito de tráfico de drogas no superan el 50% del total. Así, de representar sobre el 80% en los años anteriores al 2014, ese año bajaron  a un 50%, a 40% en 2015 y 2016 y a un 33,3% en el 2017. Este cambio de tendencia se relaciona, principalmente, con la incorporación de sentencias asociadas a delitos base relacionados con la corrupción, la  obtención fraudulenta de créditos, la entrega de información falsa al mercado y el uso de información privilegiada.

Al analizar por regiones se observa que las 91 sentencias condenatorias se dictaron en 9 regiones del país, siendo la Metropolitana la que concentra el mayor número de sentencias (61), equivalente al 67,0% del total. Le siguen las regiones de Valparaíso (9 sentencias, 9,9% del total), del Libertador Bernardo O’Higgins (7 sentencias, 7,7%) y del Biobío (4 sentencias, 4,4%). Las 10 sentencias condenatorias restantes fueron dictadas en las regiones de Arica y Parinacota (1), Tarapacá (3), Coquimbo (3), Maule (1) y la Araucanía (2).

El Informe muestra, además, que, entre 2007 y 2017, los sectores más frecuentemente utilizados por los lavadores de activos fueron las notarías y las automotoras,  seguidas de los bancos, los conservadores de bienes raíces, los corredores de propiedades, las empresas de gestión inmobiliaria y las casas de cambio. De todos estos,  las automotoras son las únicas que no están reguladas por la Ley N° 19.913 de la UAF; por tanto, legalmente no están obligadas a adoptar sistemas de prevención antilavado.

Cabe precisar que la información de las 91 sentencias condenatorias por LA fue sistematizada en 60 casos, para una mejor comprensión del fenómeno y de los mecanismos utilizados para ingresar activos de origen ilícito a la economía chilena. El análisis de esos 60 casos arrojó un total de 75 señales de alerta, siendo las más frecuentes las que dicen relación con el comportamiento de un cliente y su quehacer comercial; esto es, operaciones que no se condicen con la capacidad económica ni el perfil del cliente (señal presente en 55 casos), cliente que en un corto periodo aparece como dueño de importantes y nuevos negocios y/o activos (46 casos), cliente que realiza transacciones de elevado monto y no declara un empleo remunerado o actividad acorde que justifique los montos involucrados (40 casos) y compras realizadas para terceros que permiten el anonimato en la propiedad de los bienes (36 casos).

A su vez, en los 60 casos esquematizados se individualizaron 4 tipologías de lavado de activos, siendo el uso de testaferros el mecanismo más frecuentemente utilizado para ocultar o disimular los recursos obtenidos de manera ilícita.  De hecho, esta tipología estuvo presente en 48 de los 60 casos analizados (80% del total). Más atrás se ubicaron la creación de personas y estructuras jurídicas (sociedades de fachada, de pantalla y/o de papel) y el fraccionamiento o ‘pitufeo’.

COMISO DE BIENES Y DINERO

Respecto de los comisos, el informe de la UAF señala que el valor total ascendió a $ 7.280 millones: $ 3.015 millones por comiso de 102 bienes inmuebles (41,4% del total decomisado), $ 2.574 millones por comiso de dinero (35,4%), $ 1.657 millones por comiso de 225 vehículos (22,8%) y $ 18,8 millones por comiso de maquinarias industriales (0,3%).

El informe puntualiza que del total de bienes inmuebles decomisados entre 2007 y 2017, la Región Metropolitana concentra el mayor número y monto (con 52 inmuebles y $ 1.638 millones). Le siguen las regiones de Valparaíso (21 bienes y $ 588 millones), la de Coquimbo (9 inmuebles y $ 216 millones) y la del Libertador Bernardo O’Higgins (6 inmuebles y $ 130 millones).  En tanto, las comunas que registraron los mayores montos decomisados son: Lo Barnechea (12,6% del total, equivalente a $ 378 millones), Las Condes (10,7% del total y $ 323 millones), Viña del Mar (7,7% y $ 233 millones) y La Florida (6,6% y $ 200 millones).

Al analizar el comiso de dinero, se observa que el 36,7% fue confiscado en dinero bancario (cuentas corrientes, cuentas vistas y depósitos a plazo, entre otros); el 31,2%, en efectivo (billetes y monedas); el 29,5%, en moneda convertible, y el 2,7%, en acciones, monedas de oro, derechos y dinero obtenido por remates.

El informe se encuentra disponible en la página www.uaf.cl, Menú Entidades Supervisadas, sección Informe de Tipologías (http://www.uaf.cl/entidades_reportantes/info_tipo.aspx).

 

volverimprimirsubir